Últimas noticias :
Isabel II: 70 años. Los protocolos frente a la reina
jueves abril 21, 2022

Sostener un trato directo con un monarca en pleno siglo XXI no es cosa de todos los días, especialmente si usted no ostenta ningún cargo público, diplomático y encarna a alguna celebridad del arte o la cultura global.

Uno de los cambios trascendentes en la transformación de las Casas Reales europeas durante el siglo XX, consistió justamente en acercar a los monarcas o integrantes de una familia reinante, a sus súbditos y ciudadanos de a pie.

Cuando una persona recibe una invitación de Palacio se especifica el estilo de ropa (día, noche, formal, etiqueta, cocktail) que debe utilizar cada invitado.

Al llegar a Palacio, los ujieres le indican a cada persona la forma en que debe dirigirse a su Majestad.

1. La inclinación de cabeza para los caballeros en el momento de estrechar su mano, y la reverencia por parte de las damas.

2. Se dirige la palabra a su Majestad en respuesta breve, concreta y respetuosa sólo si ella le ha dirigido la palabra a usted. Es decir, no inicia una conversación con la Reina hasta que ella abre la oportunidad.

3. Debe dirigirse a su persona como Majestad la primera vez, y si la conversación continua -en el caso de funcionarios de gobierno e invitados especiales- como Señora, o Ma´am que es un equivalente cordial y respetuoso.

4. Jamás debe tocarse a la Reina, sólo estrechar su mano si ella la ha extendido primero. Nunca tomarla del brazo o sujetarla.

5. En actos oficiales y públicos, sus hijos, su finado esposo, sus ministros y representantes en todo el país, deben caminar atrás de la Reina, a cierta distancia de su Majestad, para otorgar preeminencia a la soberana.

6. Nunca se entrega ningún objeto a la Reina, excepto en eventos públicos donde la población abierta, detrás de vallas policíacas, se les permite obsequiar ramos de flores, cartas o dibujos a la Reina.

A pesar de que Isabel creció en la rigidez monárquica de su abuela la Reina María, esposa de Jorge V, las siguientes generaciones de los Windsor han ido venciendo la resistencia de sostener contacto directo, informal, desenfadado con la ciudadanía.