En este sentido, Putin ha señalado que Moscú “seguirá desarrollando y reforzando sus Fuerzas Armadas teniendo en cuenta las amenazas militares y los riesgos potenciales” para el país, al tiempo que “aprende de los conflictos armados contemporáneos”, en plena invasión de Ucrania.

A finales de abril, el mandatario ruso ya dijo confiar en que este nuevo misil disuada a quienes están intentando “amenazar” a Rusia y aseguró, tras un ensayo balístico, que el ‘Sarmat’ puede sortear los sistemas de defensa existentes. Según Moscú, el misil es capaz de transportar 10 o más ojivas nucleares y señuelos.

“Junto con el nuevo armamento probado en el campo de batalla, las tropas comenzaron a recibir sistemas antiaéreos y antimisiles S-500, sin análogos en mundo“, ha indicado asimismo este martes el mandatario ruso, que ha apostado por “desarrollar activamente sistemas de armamento basados en nuevos principios físicos”, como el láser o el electromagnetismo.